dijous, 25 de juliol de 2013

Al mojito ricoooooooooo

Porqué un verano sin mojitos no es un verano, aquí vienen nuestros súper cupcakes de mojitoooooo. Bastante alcoholizados, por supuesto...


Y es que estábamos en la cocina, y se acerca una de nuestras mamis, a meter la cucharilla en la masa cruda y va y dice: venga chicas ponedle más vida a estooooo, y allá va una cucharada más de mojito, lo vuelve a probar y dice: dale otraaaaa, jejeje, y así fué como nuestros mojitos acabaron bastante alcoholizados, pero geniales!!! Los llevamos a una fiestra y triunfaron!


 ¿A qué las madres siempre tienen algo que decir? Las nuestras sí, y es verdad... muchas veces tienen razón -como esta- pero otras veces nooooooo; son humanas y se equivocan como nosotras, jejejeje. Aunque ellas creen ser superwomans, y es verdad que a veces lo parecen... al final, por desgracia, son humanas!



Bueno vamos a dejar ya estas súper reflexiones profundas sobre la especie humana de las madres y vamos con la receta.

Para la base:
110gr de harina
110gr de azúcar moreno
110gr de mantequilla a temperatura ambiente
un sobre de levadura
3 huevos
5 cucharadas de mojito (nosotras usamos el de Brugal, ya preparado)

Para la buttercream:
150gr de azúcar glas
150gr de mantequilla en pomada (si estais a 42 grados, cuidado que eso ya no es pomada, jeje)
4 cucharadas rebosantes de mojito

Y como siempre, se trata sólo de batir y batir y batir más, y más y más.... hasta que quede bien blanquito, si os queda amarillito es que no habeis batido suficiente.... ahhhh ya que nuestros cupcakes son verdecitos, jeje, eso es porqué les pusimos una gota de colorante, pero muy poquito para que quedará un verde pálido.


Y un poco chispeadas de mojito nos despedimos, volvemos la semana que viene... mientras a seguir horneando y disfrutando!

Maria Antònia & Carme




divendres, 19 de juliol de 2013

¿Cakepops o Cakeballs?

¿Cuál es la diferencia entre cakepops y cakeballs? Pues es simplemente el palito. Los cakepops se montan rollo piruletas y las cakeballs son sin palo, son más rollo bombón.


Los cakepops o cakeballs por lo que hemos leído, vienen de la historia de aprovechar los restos de bizcocho (quien los inventó no vivía en casa, porqué eso a nosotros no nos pasa nuncaaaaa, jeje). Aunque la verdad es que parece ser que ahora se hacen adrede, esta filosofía ya no cuenta, quizás porqué en las casas de la gente normal no hay sobras de bizcocho, jejeje.

La verdad es que son muy fáciles de hacer, y que sólo tienen dos trucos básicos: uno es el palito en el caso de los cakepops y conseguir que se queden en lo alto del palo, sin suicidarse; y el otro son los candy melts (o la cobertura de chocolate), fundirla sin quemarla y con la textura ideal para cubrir la bolitas.

Una vez superados los dos trucos, son fáciles, fáciles, así que os animamos a hacerlos.

Hoy vamos a hacer un 2x1, os presentamos las dos cosas: cakepops y cakeballs.

Los ingredientes para los cakepops son:
150gr de harina
150gr de azúcar
4 huevos
100gr de mantequilla
1 sobre de levadura

Mezclamos el azúcar y los huevos, y vamos añadiendo la harina y la levadura, previamente tamizadas, y finalmente añadimos la mantequilla y batimos para que se mezcle todo bien. Horneamos a 180º unos 20 minutos.

El proceso es: primero desmigar el bizcocho, luego mezclarlo con a nutella. Consejo: id añadiendo la nutella poquito a poco, para que vayais viendo la textura que quereis, tienen que quedar húmedos. Nosotras utilizamos 300gr de nutella para las cantidades que os hemos indicado.

Cuando tenemos la mezcla hecha, hacemos bolitas, las podeis pesar si quereis, unos 20 gramos es ideal. Luego las ponemos en la nevera una media horita, y mientras podemos preparar los candy melts o la cobertura de chocolate.


¿Qué son los candy melts? pues es chocolate de color, nada más ni nada menos.

Cuidado al fundirlos, que se queman rápido, nos tiene que quedar bastante líquido para poder cubrir las bolitas. Cuando está listo, mojamos la punta del palito, y pinchamos la bolita. Dejamos unos 45 minutos en la nevera, para que el palito quede bien fijo y evitar así suicidios.

Luego, hay que mojar la bolita en el chocolate (mejor si antes sólo hemos fundido un poco para los palitos, y ahora el resto), y dejarlos secar en un corcho, por ejemplo.


Si quereis decorar, hay que hacerlo antes de que sequen del todo. Y una vez seco, listos para comer, mmmmm

Vamos ahora con los cakeballs, estos sin horno. Hay muchísimas recetas en diferentes blogs sobre los cakeballs de oreo, nosotras fuimos cogiendo de aquí, de allí y al final a ojo viendo la textura que queríamos fuimos añadiendo, así que aquí teneis las cantidades que nosotras usamos:
1 paquete entero de Oreo (330gr)
1 cucharada y media de Philadelphia
2 tabletas de chocolate blanco para recubrir las cakeballs


Primero trituramos las oreo (con la pastita blanca del medio incluida, mmm), y vamos añadiendo philadelphia, despacito para ir integrando y conseguiendo textura. Luego hacemos las bolitas, aquí no hace falta ir con tanto cuidado con el tamaño porqué van a ir sin palito. Las dejamos en la nevera mientras fundimos el chocolate o los candy melts (como antes, con cuidado a no quemar) y las sumergimos en el chocolate, nosotras usamos un tenedor para sumergirlas y luego con la decoración tapamos los agujeritos (idea de Alma). Decorar, dejar secar y no tienen más secreto.


Están super buenas.... mmmmm

¿Porqué elegir cakepops o cakeballs? Depende de muchas cosas, por una parte los cakepops quedan más vistosos, pero te arriesgas a algun suicidio. Las cakeballs son más fáciles de transportar pero los cakepops con el palito se comen de manera más cómoda... es decir, cada uno tiene lo suyo, así que nuestro consejo es que os animeis a probar las dos cosas y que, por supuesto, nos envieis alguna foto.

Y entre balls y pops y ya habiendo renunciado a la operación bikini nos despedimos, jejeje.

Un abrazo azucarado,

Maria Antònia & Carme




diumenge, 14 de juliol de 2013

Otro básico: magdalenas caseras


Los cupcakes están de muerte, son un postre genial, quedas como una reina cuando los llevas a una cena como postre.... pero no nos engañemos, para el día a día..... como que no! Sobre todo por nuestros kilos, jejeje.

Así que para el día a día, para desayunar, una magdalenas caseras.

 

Mmmmmm

Todo empezó porqué encontramos en la despensa un montón de capsulas blancas, las de toda la vida. Menos mal que no caducan porqué vete tu a saber cuánto tiempo hace que estaban allí, pues de mucho antes de nuestra historia de amor con los cupcakes.

Y la verdad es que la capsúlas blancas no nos motivan mucho, aunque hay gente que la usa y que cuando ves las fotos quedan chulas... a nosotras no nos tiran...

Y pensamos, ¿qué combina con unas capsúlas básicas? Pues una magdalenas básicas, las caseras, las de toda la vida.


Y nos pusimos manos a la obra, hicimos nos inspiramos en la receta de Pequerecetas con alguna variación, pero no muchas.


 Los ingredientes que nosotras utilizamos son:
4 huevos
200 gr de azúcar moreno
la ralladura de un limón
250 gr de leche
200 gr de aceite de oliva
375 gr de harina
un sobre de levadura química Royal
una cucharada sopera (REBOSANTE!!!) de cacao Valor sin azúcar
y azúcar para espolvearlas por encima

Primero batimos los huevos con el azúcar, cuando está integrado, añadimos la ralladura del limón, la leche y el aceite. Y seguimos batiendo.

Luego tamizamos la harina y la levadura, y la añadimos a la masa que teníamos; hasta que quede sin grumitos.

Dejamos reposar la masa una media horita y al horno. Como siempre a 180º unos 15 minutos.

Ojo! antes de hornear espolvoreamos azúcar por encima, no lleneis mucho las capsúlas porqué estas también suben.


Se supone que aguantan en una lata durante un tiempo, a nosotras no nos aguantaron, jejeje. Fueron devoradas en cuestión de un día.

A ver si os animais a hacerlas y nos enviais algunas fotos.


Hasta la semana que viene súper reposteras

muà

Maria Antònia & Carme




divendres, 5 de juliol de 2013

Tiramisú, ¿tenemos raices italianas?

Aunque sabeis que amamos los cupcakes hasta la saciedad o la locura, aceptamos comer cualquier otro postre que esté rico y que, si lo cocinamos nosotras, sea fácil de hacer, ahhh y otra condición, sólo os lo ponemos en el blog cuando triunfa, jejeje.

Pues hoy es una ocasión de esas, os presentamos un postre fácil, rico y que triunfa, ¿qué más se puede pedir?

Ya hicimos cupcakes de tiramisú una vez, y ya os contamos lo ricos que son, pues esta vez hicimos tiramisú, del de toda la vida!


Ahora que lo pensamos, habrá que buscar en nuestra raices porqué quizás tenemos algo de italianas, jejejeje. Tiramisú, limoncello... la próxima vamos a por el panetonne, jejejeje

Vamos con los ingredientes:
500gr de mascarpone
200gr de crema de leche (nata líquida 18% de materia grasa)
100gr de azúcar
2 yemas de huevo
250gr de bizcocho
café
licor de amaretto
chocolate negro

Primero batimos el azúcar y las yemas, añadimos el queso mascarpone y la crema de leche y seguimos batiendo hasta obtener una masa lisa y uniforme, y  la reservamos.
Luego rallamos el chocolate de forma que quede lo más fino posible. Preparamos un café cargadito y lo mezclamos con medio vasito de licor.

Y pasamos al montaje, primero una base de bizcocho remojado ligeramente con el preparado de licor y café. Luego cubrimos otra capa con la crema que hemos reservado, y luego otra de bizcocho bien alcoholizado. Ponemos el resto de crema y lo dejamos en la nevera (lo ideal es hacerlo de un día para otro).

Antes de servir decoramos con el chocolate rallado y listo! mmmm



Estamos pensando en un sorteito, ¿qué os parece? nos haría ilusión hacer un sorteo entre los que nos envieis fotos de recetas del blog hechas por vosotros ¿qué os parece la idea? ¿os gustaría participar? Esperamos vuestras opiniones.

Volvemos la semana que viene con más y no sabemos si mejor, eso ya... para gustos colores

Un abrazo,

Maria Antònia & Carme