dissabte, 26 d’abril de 2014

Unos scones muy british

¿Os acordáis que el año pasado estuvimos en Inglaterra? Pues allí probamos los scones, son como unos panecillos que se toman con el té de las cinco, tanto se pueden comer con dulce, como con salado, eso ya depende del gusto de cada uno.




Pues como teníamos un poco de nostalgia, nos hemos puesto al lío y los hemos hecho. Es una receta para thermomix pero la podéis adaptar sin problemas para hacer con otro robot de cocina o a mano.

La receta la sacamos del blog Directo al paladar aunque hicimos alguna variación.

Los ingredientes que necesitamos son:
250gr de harina de repostería
1 sobre de levadura
1 pellizco de sal
40gr de azúcar (la receta original pone 20gr, pero nosotras los queríamos un poco más dulces)
80gr de mantequilla en trozos pequeños
125gr de leche fría


Empezamos poniendo en el vaso de nuestra thermomix la harina, la levadura, la sal, el azúcar y la mantequilla y programamos 5 segundos a velocidad 5. Luego añadimos la leche y programamos 20 segundos más a velocidad 6.

Retiramos la masa del vaso, a nosotras nos quedó un poco clara, y la ponemos en una superficie enharinada. No amasamos mucho, pero sí homogeneizamos la masa. La extendemos con el rodillo, más o menos que nos quede de 2 o 3 centímetros y cortamos en forma redondita, nosotras usamos la boca de un vaso de tubo como cortador.
Nosotras les pusimos sésamo por encima, para darle un toque especial.
Y los vamos colocando en la bandeja del horno forrada con papel vegetal.  Hornamos unos 12 minutos a 200º, a nosotras nos salieron 20 más o menos. Los dejamos enfriar en una rejilla y listos. mmmm


¿Quién se viene hoy a hacer un té? Estáis todos invitados, quedamos a las cinco.

Hasta pronto,
Maria Antònia & Carme

dimecres, 16 d’abril de 2014

Cupcakes de Pascua

Si, si, somos conscientes de que somo uno poco pecadoras, profanas e incluso antisistema, si, si, no exageramos... En nuestra isla por Pascua, las pandes y robiols son sagradas. Pero ya os las pusimos el año pasado. Eso no quiere decir que no hagamos, que si, por supuesto que las vamos a hacer, no queremos morir quemadas en el infierno, jejeje. Pero también nos hemos atrevido con los cupcakes de Pascua, y son de kinder bueno con buttercream de nutella!!!



¿Vosotr@s? ¿Qué estáis horneando estas vacaciones? La verdad es que es un lujo tener vacaciones, levantarse tarde y tener tiempo de encender el horno y los fogones, de pasear, de compartir comidas en família... ¡un lujazo!

Bueno, vamos con los cupcakes. Los ingredientes que necesitamos son:

Para el bizcocho:
2 huevos
115ml de nata líquida
100ml de aceite de girasol
20ml de melaza
120g de azúcar moreno
120g harina
35g de cacao en polvo sin azúcar
1'5 ct de levadura
2 kinder bueno en trocitos

Precalentar el horno a 180º y si es horno con ventilador a 160º. Mezclamos bien los 5 primeros ingredientes. Reservamos. Tamizar la harina con el cacao y la levadura. Incorporamos a la mezcla anterior. Con la ayuda de una espátula incorporamos los trocitos de kinder bueno. Repartimos la masa en las capsulas. Y horneamos entre 20-22 minutos o hasta que pinchamos con un palillo y salgan poca migas. Dejamos enfriar.



 Y ahora preparamos la buttercream de nutella:
150g de mantequilla a temperatura ambiente
150g azucar glas
3 o 4 cd de nutella

Mezclamos bien la mantequilla con el azuúcar glas previamente tamizado, cuando esten los ingredientes bien integrados añadimos la nutella, y mezclamos bien unos 5 minutos con al KA

La verdad es que si nos organizamos hay tiempo para todo, panades, robiols y cupcakes. Cuanto más dulce en la mesa mejor, jeje, y cuanta más diversidad mejor aún. No hace falta elegir entre lo de casa y lo de fuera, podemos con todo!!!!!


Esperamos que paséis unas buenas vacaciones y que vuestro horno vaya a tope (ai vaya facturas de luz nos van a llegar!)

Un abrazo
Maria Antònia & Carme

divendres, 11 d’abril de 2014

¡Han vuelto los cupcakes a nuestras vidas, y ni más ni menos que de dulce de leche!

Hoy, al fin, después de mucho tiempo... volvemos con CUPCAKES!!!!!!!!!


Es verdad, últimamente los teníamos un poco abandonados. Pero es que el mundo respostero es taaaaaaaan amplio que no damos a basto, jejeje. Prometemos intentar ser más fieles a nuestros cupcakes e ir trayendo recetas nuevas más a menudo.


Hoy venimos con cupcakes de DULCE DE LECHE, siiiiiii, habéis ido bien! DULCE DE LECHE, mmmmm.

Con estas cantidades, salen unos 6. Los ingredientes que necesitamos son:
110gr de harina
110gr de mantequilla
una cucharadita de levadura
2 huevos
50ml de leche
dulce de leche para rellenar nuestros cupcakes

Y para el frosting:
150gr de azúcar glas
150gr de mantequilla en pomada
3 cucharadas grandes de dulce de leche


Antes de empezar precalentamos el horno, a  220º.

Y los pasos, los de siempre, tamizamos los ingredientes secos y reservamos. Mezclamos la mantequilla, el azúcar y el huevo. Incorporamos los ingredientes secos (harina y levadura) y mezclamos, y cuando la mezcla está homogénea, añadimos la leche y terminamos de batir.

Llenamos nuestras capsulas 3/4 y horneamos, a 180º, unos 20 minutos.

Mientras están en el horno, vamos con el frosting. Empezamos batiendo el azúcar glas y la mantequilla, hasta que su color cambie y se vuelva más blanquito. Luego añadimos el dulce de leche y seguimos batiendo, a máxima velocidad hasta que la consistencia de la crema sea de vuestro gusto.

Y ya están listos para montar, dejadlos enfriar antes. Manga pastelera y ale, a decorar!!!!!


¿os han gustado? ¿Echabais de menos los cupcakes? ¿Qué os apetece que hagamos en nuestras próximas recetas? Estamos a vuestras órdenes, jejeje.

Un abrazo y hasta la semana que viene,

Maria Antònia & Carme

dijous, 3 d’abril de 2014

Una flor de pan con buttermilk

Hay días en los que nos pega la locura extrema, como cuando vas al Lidl y hay Buttermilk (no hay siempre, de echo, cuando lo necesitas nunca encuentras), y lo compras, no lo necesitas para nada, pero lo compras, porqué ha habido cientos de veces - bueno cientos son muchas, algunas menos- en las que lo has necesitamos y no lo has encontrado.

Y llegas a casa, colocas la compra (chocolate, galletas, más chocolate, salchichas, yogures y queso... eso siempre cae en Lidl), y pones el bote de buttermilk en la nevera, y pasa un día, dos, tres... y ahí sigue el bote, hasta que un día miras la fecha de caducidad y... oh noooo, caduca mañana!!!! Entonces es cuando te pones como loca a buscar en google recetas para hacer con buttermilk. Y la cosa se complica cuando en casa tenemos un montón de dulces, estas a lunes y no hay cenas ni comidas a la vista, entonces piensas... hay que hacer algo sano... y buscas y buscas y no encuentras nada... empiezas a desesperar pero hay luz al final del túnel!!!!! Encontramos el blog Albahaca y Canela, y allí unos panecillos de buttermilk. Iujuuuu, miras los ingredientes y tienes de todo, más iujuuuuu, definitivamente vamos a por él, vamos a hacer un pan de buttermilk!!!!!

Nostras adaptamos un poco los ingredientes, pero no gran cosa:
200gr de harina de fuerza
185gr de harina integral
10gr de levadura fresca de panadería
una pizca de sal
10ml de agua caliente
250ml de buttermilk
1 cucharada de miel
1 huevo
sésamo

Primero deshacemos la levadura con el agua, la tapamos con un trapo y la dejamos fermentar 15 minutos.

Mientras, en un bol ponemos la harina, dejando un agujero en el centro, allí vertemos la levadura, la miel y el buttermilk. Mezclamos a mano, y luego ponemos la masa en la thermomix, vaso cerrado, 10 minutos, velocidad espiga. La dejamos en el vaso hasta que doble su volumen.

Sacamos la masa del vaso de la thermomix y la amasamos un poco más con las manos, la dividimos en 8 porciones y montamos el pan a modo de flor, como en la foto. Las bolitas deben tocarse entre sí. Tapamos el pan con un trapo húmedo y lo dejamos reposar una hora hasta que doble su volumen.

Precalentamos el horno a 220º y antes de hornear pintamos la flor de pan con huevo y espolvoreamos con sésamo. Horneamos 30 minutos y al sacarlo del horno lo dejamos enfriar en una rejilla.

Y listo para comer, está riquísimo, además la forma es muy original y queda super bonito en la mesa.


Además por dentro, es muy esponjoso y jugoso. La verdad es que es vale la pena hacerlo y repetirlo, porqué es ideal para desayunar, para merendar, para acompañar un plato de carne o de pescado. Os sirve para cualquier ocasión.


Y con un trocito de pan nos despedimos por hoy, hasta pronto. 

Un abrazo panadero,
Maria Antònia & Carme